La producción finesa dirigida por Inari Niemi es una adaptación de una obra literaria homónima.

El Festival de Málaga ha presentado en la sección Mosaico Panorama Internacional ‘Valoa Valoa Valoa’ (Light Light Light), la nueva cinta de la directora finesa Inari Niemi quien adaptó la novela homónima escrita en 2011 por Vilja-Tuulia Huotarinen, puesto que quedó “fascinada” tras su lectura.
 
La directora ha explicado en un coloquio tras la proyección llevada a cabo en el cine Albéniz, que lo que le atrapó de la novela de Huotarinen fue la manera en la que estaba escrita el papel de las dos protagonistas.
 
‘Huotarinen realmente capturó la paradoja de la adolescencia, en ese espacio-tiempo en el que estás lidiando con asuntos de persona adulta como el amor romántico, el sexo y la cruel injusticia de la vida, pero a la vez no tienes el poder de tomar tus propias decisiones y elecciones. Todavía depende de la buena voluntad de otra persona y resulta que eso es algo que Mimi (la protagonista) no ha tenido en mucho tiempo’, ha apuntado.
 
En la primavera de 1986, se produce una explosión en Chernobyl y una niña llamada Mimi (Anni Iikkanen) llega a un pequeño pueblo del oeste de Finlandia. Inmediatamente llena de luz la vida de Mariia (Rebekka Baer), de 15 años. Mariia regresa 20 años después a casa para cuidar de su madre enferma, y ​​los recuerdos de ese significativo verano comienzan a salir a la superficie.
 
En esta línea, la joven directora ha apuntado que, aunque el accidente de Chernobyl era una cosa que estaba ya en la novela, también se ha usado como “excusa” para guardar ese secreto entre ambas chicas. ‘El accidente lo usan como una manera de inventar la conexión que hay entre ellas. La radiación, que ellas son diferentes a los demás y que nadie quiere cuidarlas’, ha agregado.
 
Del mismo modo, ha señalado que trabajar con las actrices adolescentes ha sido todo un ‘lujo’, y que le supone una tarea ‘más sencilla’ trabajar con adolescentes que con actores ‘ya consagrados’. ‘La manera en la que se han abierto y han estado dispuesta a mostrar sus emociones ha sido increíble. También creo que porque los jóvenes están más acostumbrados a las cámaras, por lo que se les olvidaba que les estaban grabando y eran ellos en todo momento, y ahí es cuando sale la verdadera emoción’, avanzaba.
 
Es por ello, que el también el método que usa la directora a la hora de dirigir a los intérpretes es teniendo una conversación previa con ellos, donde les dice que reaccionen tal y como lo harían en la vida y real, en vez de hacer tantos ensayos.

88 Visto