Rostros conocidos como Brigitte Nielsen, Nicole Kimpel, Marta Martínez-Bordiú, y el empresario mexicano Ricardo Salinas junto a su mujer, María Laura Medina de Salinas, disfrutaron de la mágica experiencia del festival boutique.

Starlite Occident celebró anoche una nueva jornada llena de música y diversión en Marbella. Estrenándose en esta XIII edición con el escenario más grande de España (y uno de los más grandes del mundo), la más avanzada configuración sonora del planeta, cinco restaurantes y una iluminación de ensueño, entre otras grandes novedades, el público disfrutó de una experiencia inmersiva sin precedentes al ritmo de la estrella de los 90, Sheryl Crow. 
 
Cada verano, el festival reúne a los principales referentes del panorama musical y cultural en una ecléctica propuesta que trasciende estilos y generaciones. Ubicado en uno de los enclaves más espectaculares del mundo, su Auditorio de paredes de roca bañada de luz con acústica natural extraordinaria, la tecnología más pionera del planeta y su aforo privilegiado lo convierten en una experiencia musical en vivo incomparable con nada conocido hasta el momento. 
 
Sheryl Crow es estrella del rock, compositora, actriz y activista. Comenzó muy joven, cantando jingles comerciales, y fue corista en la gira Bad World Tour de Michael Jackson de 1987 a 1989. La joven Crow de entonces no esperaba que su guitarra y su talento la llevaran tan lejos unos años después. Su impresionante lista de éxitos y su actitud no han pasado desapercibidas por la nueva generación de compositoras, siendo un gran referente para, por ejemplo, Olivia Rodrigo, Lorde, H.E.R o Sasami, quienes han versionado sus canciones. “La primera vez que vine aquí fue en 1989. Estaba de gira con Michael Jackson. Y todos nosotros, Michael no, hicimos un viaje hasta el Peñón de Gibraltar”, recordaba risueña Crow.

“Estoy muy agradecida de poder tocar en un lugar tan especial como este, con la cantera de fondo. Voy a estar girándome todo el concierto para poder apreciarla”, declaraba momentos antes del show. “Cualquier artista querría tocar aquí, en este entorno tan único, y con una cercanía que te permite verle la cara al público. Starlite Occident es alucinante. Es tan hermoso y rodeado de naturaleza… ¡me encanta!”.
 


Su legado social no es lo único que la ha traído hasta aquí, sino su espíritu creativo canalizado en canciones que sonaron incesantemente en la última década del siglo XX y que la auparon a los primeros puestos de todas las listas de éxitos. Su aura del Medio Oeste americano, no solo en su look, sino también en sus canciones, arrasó en premios como los Grammy, copados en aquel momento por otro tipo artistas.
 
Ha vendido más de 50 millones de álbumes en todo el mundo, y ha ganado nueve premios Grammy. Anoche, sus canciones volvieron a hacer sentir al público verdades universales con temas como “Real gone”, “Strong enough”, ”If it makes you happy” o “Soak up the sun”; canciones que hoy son ya himnos generacionales. Tampoco podía faltar el ritmo inconfundible de “All I Wanna Do”, con la que la cantante levantó al público de Starlite Occident, que coreó la letra de este hit perfecto de la historia del pop. “Cat Stevens tocó aquí el año pasado. Me encanta Cat Stevens. Y por eso, vamos a tocar una canción que grabamos suya llamada “The First Cut is the Deepest”, decía con otro de sus temas. 
 
Starlite Occident es una experiencia innovadora que ha reinventado el concepto y la manera de disfrutar de la música en vivo, fusionando en un espacio único música,cultura, ocio, gastronomía, tecnología y sostenibilidad. 

Convertido desde su primera edición en el mayor punto de encuentro cultural, social y empresarial de la temporada estival, múltiples celebridades disfrutaron anoche de esta experiencia única bajo las estrellas. Entre ellos, rostros conocidos como Brigitte Nielsen junto a su marido Mattia Dessì; Nicole Kimpel, Marta Martínez-BordIú, o la cantante Nika. También el empresario mexicano Ricardo Salinas junto a su mujer, María Laura Medina de Salinas. 

La música es el lenguaje universal de la fiesta. Tras el concierto en el Auditorio, el festival transformó su espacio Sessions en un gran club nocturno al aire libre y celebró un divertido after party con un maestro de ceremonias de lujo: Juan Magán. Con un nuevo escenario, envolventes pantallas digitales a lo largo de todo el espacio y la tecnología sonora más avanzada, el público vibró y bailó al ritmo de éxitos internacionales como “Bailando por ahí”, “Por fin te encontré” o “Verano azul”.
 
Naturaleza, innovación y música de vanguardia se unieron en el espacio más atrevido del festival, donde protagonizar las mejores noches del verano en Marbella. En plena naturaleza, rodeado de estrellas y con un ambiente mágico, el festival envolvió a los asistentes en una experiencia excitante y rompedora para dejar volar la imaginación y los sentidos del público, ya sea desde el corazón de la pista de baile o en los diferentes reservados VIP. 

El festival ha apostado un año más por la tecnología más puntera para ofrecer experiencias superlativas. Este año contará con el escenario más grande de la historia del festival, que lo sitúa además a la cabeza como el escenario fijo más grande de España, y entre los primeros del mundo en un entorno natural. Además, el Starlite Occident vuelve a contar con la más avanzada configuración sonora del planeta: Holoplot. Un sistema de audio revolucionario (el mismo del que dispone la Sphere Immersive del Madison Square Garden, en Las Vegas) que, unido a las características acústicas naturales de la Cantera, hace vivir a los asistentes una experiencia musical en vivo incomparable con nada conocido hasta el momento. 

Con un increíble despliegue de iluminación (medio millón de puntos de luz), Starlite Occident ha transformado su mágico y envolvente espacio para crear una experiencia visual inolvidable. Diseñado por Ximénez Group en exclusiva para el festival, este espectacular proyecto de iluminación incluye figuras que combinan arte y tecnología de vanguardia, destacando por su gran tamaño y elegancia. Palmeras, árboles, cortinas y animales de grandes dimensiones añaden un toque único y sorprendente, y crean una atmósfera de ensueño para llenar de luz, magia y color los grandes momentos que se vivirán en el festival este verano.

Starlite Occident es también el escenario del arte culinario. Cinco innovadores restaurantes y un irresistible Food Hall donde disfrutar de un viaje de sabores. A los restaurantes de Tanabata (propuesta Nikkei), Temazo (brasería), Ánima (mexicano), y Sandra’s Caviar Bar (selección gourmet), se une la trattoria italiana de Raffaella, que llega como una nueva y cautivadora ventana al Mediterráneo. Para picar algo de manera más informal, el festival cuenta con una gran y deliciosa variedad en su Food Hall, abierto toda la noche. 
 
A lo largo de dos meses y medio, el mejor festival boutique del mundo ofrecerá 60 conciertos en su Auditorio y más de 300 shows en su espacio Sessions, acompañados de la mayor oferta experiencial, tecnológica, gastronómica y de ocio de su historia. 

25 Visto