El épico Manolo García, cantante que ha traspasado las barreras generacionales con sus letras románticas y melancólicas, brilló anoche en el escenario Unicaja de Marenostrum Fuengirola.

Uno de los conciertos más esperados de la temporada en la Costa del Sol, donde se iluminaron de felicidad las caras de los más de 14.000 fans que decidieron disfrutar de esta eminencia musical.

Los nervios a flor de piel y todavía no estaban abiertas las puertas del recinto. En el exterior, los primeros fans emocionados y nerviosos porque sucediera el momento esperado llegaron a las inmediaciones horas antes. En el interior, el cantante calentando los micrófonos y preparando el tono musical que sonaría durante las más de tres horas de actuación que tenía preparadas Manolo García, incluyendo un descanso de por medio. El show estaba asegurado.

La espera estuvo acompañada de un precioso atardecer hasta que la leyenda del rock en español, Manolo García, realizó su aparición estelar protegido por los asistentes perfectamente energizados para darlo todo en cada una de sus canciones. Decidió comenzar el espectáculo con “Insurrección” para dar paso a “Nunca El Tiempo Es Perdido”. Lo que se convertiría en una de las mejores noches musicales del verano, comenzó oficialmente cuando el artista hizo que todos sus fans empezaran a vitorear las primeras notas que el intérprete les regaló.

El ambiente del recinto fuengiroleño acompañó a que se creara un concierto idílico con las murallas del castillo Sohail iluminadas. Miles de personas agrupadas para disfrutar de la música en un espacio por donde han pasado púnicos-fenicios, romanos y un sinfín de civilizaciones. ¿Disfrutaron ellos también de algún tipo de espectáculo en este espacio frente al Mar? Seguramente, aunque ayer le tocó al público de Manolo García.

“Los malagueños no cambian nunca, que energía tenéis siempre. Es un placer volver a esta casa, Fuengirola” intervino el artista en varias de sus canciones para agradecerles su energía y entusiasmo. Fue intercalando antiguas con nuevas, animando a que todos lo acompañaran al compás de sus acordes.

Un Manolo García siempre muy agradecido con su público, sin dejar a nadie atrás al comentar que le encantaría estar cerca de aquellos ubicados en la grada, hizo que se creara el ambiente perfecto lleno de armonía y música. Acompañado de interacciones musicales dio pie a que interactuaran al ritmo de la melodía, llegando al mejor momento del concierto “A San Fernando, Un Ratito a Pie y Otro Caminando”. Este fue el tema estrella donde todos los fans cantaron, bailaron y aplaudieron en sintonía con Manolo García. En este momento, decenas de globos por el aire crearon un entorno único.

Manolo García tiene un amor correspondido con la ciudad de México desde que sus rancheras le encandilaron. Esta fascinación el género musical, le llevó a realizar una despedida apoteósica donde incluyó temas como: “Cuando yo quiera has de volver”; “El Rey”, canción de Vicente Fernández, por el cual demostró una gran admiración; y “La Bamba”, reconocida por todos los asistentes dejando la perfecta propina hacia todos sus fans poniéndole la guinda al pastel por todo lo alto.

59 Visto