David Trueba ha presentado su nueva película, ‘El hombre bueno’, que invita a reflexionar sobre las relaciones de pareja y el duelo en el proceso de separación, y con la que compite en Sección Oficial.

Trueba, que también es el guionista del largometraje, ha afirmado que ‘a nuestra generación nos han hecho concebir las relaciones de pareja como relaciones de conquista y abandono, es decir, que solo sabemos vivir los grandes momentos de una relación’. Por un lado, la seducción y la conquista; y por otro, la ruptura. Sin embargo, ‘no sabemos vivir las etapas llanas, refiriéndose al día a día, a la rutina’.  

Durante la rueda de prensa, Trueba ha reflexionado sobre el amor, sobre el que considera que se puede convertir en un boomerang, con el que primero construyes y luego destruyes a la persona. ‘Es un error pensar que cuando comienzas una relación con una persona tienes que dejar de ser tú para someterte al otro’, ha afirmado.

La historia de la cinta se inspira en un hecho real que vivió su director. Alguien le contó que tenía que ejercer de ‘hombre bueno’ en un proceso de separación. Y se interesó porque ‘pensaba que es imposible no proyectar tu propia biografía sentimental y emocional en un proceso así’.

Sus protagonistas son Jorge Sanz, Macarena Sanz y Vito Sanz. ‘Intento que los personajes de las películas no tengan una sola lectura, sino que permitan que los espectadores puedan proyectar su propia experiencia sobre ellos’, ha aclarado Trueba.

Vito Sanz ha confesado que existe un paralelismo entre su propia separación y la historia de la película. Por otro lado, Macarena Sanz ha resaltado que los personajes tienen muchas capas que iba descubriendo progresivamente conforme avanzaba el guion.

El guion narra la historia de una pareja que viaja a la casa de un antiguo compañero de trabajo en Mallorca para que ejerza de ‘hombre bueno’, es decir, un mediador que les ayude en su proceso de separación. Este aislamiento les va a conducir a enfrentarse a sus propios conceptos sobre la pareja, la ruptura y el duelo. Por último, Jorge Sanz ha manifestado que se trata de una película hecha ‘con un alambre, dos palitos, oficio y ganas’. Y se ha mostrado agradecido porque el director siempre ha encontrado su momento vital para ofrecerle oxígeno en su vida profesional.

46 Visto