Miki Esparbé, Olaya Caldera, Ana Polvorosa y Álex García son los encargados de interpretar una historia que nace de la propia experiencia personal del director

El director Félix Viscarret ha presentado este lunes ‘Una vida no tan simple’, su nuevo largometraje con el que radiografía la confrontación entre las metas  profesionales y la conciliación familiar en plena crisis de los 40.

Miki Esparbé protagoniza esta historia que relata la historia de un arquitecto, padre de dos niños pequeños, quien empieza a frustrarse cuando descubre que todas las expectativas, proyectos y retos profesionales que se había imaginado a lo largo de su vida comienzan a derrumbarse por la complejidad que implica la conciliación en la vida real.

‘De repente te das cuenta que los niños en el parque no te hacen ni caso, los amigos sin hijos dejan de llamarte porque les da pereza y consideran que eres un rollo, los proyectos personales no salen, te da la sensación de que quienes te encargaban los proyectos ya han encontrado a alguien más joven y más exitoso que tú’, ha explicado Viscarret durante su rueda de prensa. 

Y todo ese cúmulo de sentimientos despierta una serie de vanidades y preocupaciones, ha proseguido. Te hace pensar que te encuentras inmerso en una crisis personal o generacional porque así no era la vida con la que habías soñado, pero luego descubres que aunque no se trate de ‘una vida no tan simple’, en el fondo eres muy afortunado y todo sigue mereciendo la pena, ha argumentado el cineasta para desmenuzar la esencia de su cinta.

Viscarret ha contado que la idea de su guión -también escrito por él mismo- surge el día de la fiesta de un estreno. Sus amigos acudían al evento, pero él decide quedarse con sus hijos para que su pareja también pueda asistir. Los niños se quedaron dormidos en el coche y tuvo que acarrearlos en brazos hasta la cama esforzándose por no despertarlos. El periplo desde el lugar donde estacionó el vehículo hasta su casa se convierte en una escena tediosa.  Tiene que hacer malabares para no despertarlos. Sin embargo, ‘te reconforta cuando ves a los dos pequeños durmiendo plácidamente en tus brazos al acabar el día. Había algo en esa imagen que era un reflejo de la vida’, ha reflexionado.

Por un lado, ‘hay algo de pérdida porque tus amigos se lo están pasando bomba en una fiesta y tú te lo estás perdiendo. Por otro, ves a tus hijos y cuando te vas a quejar por enésima vez te das cuenta de lo afortunado que eres’. En definitiva, ‘probablemente la vida supone asumir que ya no eres el protagonista de tu vida, sino que has pasado a ser un personaje secundario’. Y éste es el mensaje que se ha propuesto transmitir en este nuevo trabajo que compite en Sección Oficial combinando el drama con la comedia y esbozando un tema cotidiano y muy real.

A Miki Esparbé le acompañan en el reparto los actores Ana Polvorosa, Olaya Caldera y Álex García. Esparbé ha expresado que cuando se trata de una historia que resuena en un lugar muy profundo del director, puede que no haya margen para poder hacer propuestas diferentes. Sin embargo, en el caso de Viscarret, el cineasta se ha mostrado muy abierto y ha dado mucho pie para que los actores pudieran crear y aportar juntos, en equipo, ha insistido el protagonista. Por último, Polvorosa ha manifestado que a pesar de no ser madre, se ha dejado llevar en el rodaje y se ha sentido que volaba. Ha confesado que trabajar con niños se resume en vivir el presente porque no sabes cómo van a reaccionar ese día y por dónde te van a salir. Te puedes esperar cualquier cosa, la improvisación siempre está presente, pero ha confesado que le fascina ‘la forma tan maravillosa que tienen de entrar en el juego’.

La película llegará a los cines el próximo 23 de junio.

119 Visto