Identidad y Hatun phaqcha, tierra sana se han estrenado en el Teatro Echegaray con una mesa redonda y degustación posterior para los asistentes

La sexta edición de Cinema Cocina del 26 Festival de Málaga ha inaugurado la sección con la proyección de dos documentales con historias centradas en la gastronomía latinoamericana, concretamente en Argentina y Perú han sido los países protagonistas. Dicho ciclo gastronómico combina de nuevo el arte culinario con el cine, y lo realiza una vez más en el marco del certamen malagueño, en el Teatro Echegaray.

Este primer día ha comenzado a las 16:00 horas con el visionado del cortometraje Identidad de Alfred Oliveri, que vuelve al festival tres años después para presentarnos el relato emotivo y descarnado de Olivia Saal, ‘La Chica Pájaro’, en su experiencia en el mundo de la gastronomía como cocinera. ‘Empezamos hablar de manera infinita y todo se fue armando espontáneamente. Cuando filmamos en mi cocina todo fue encajando’ declaró Olivia Saal, protagonista del documental, en la mesa redonda posterior, moderada por Álvaro Muñoz, director de Lumen Proyectos Gastronómicos. A esto último, quiso añadir ‘hablamos de cosas muy íntimas, pero todo quedó muy bonito’. Mientras los asistentes disfrutaban de una pequeña degustación de causa limeña de águila acompañada de una copa de vino argentino de Mendoza, su director Alfred Oliveri, también quiso recalcar lo personal que fue este proyecto. ‘Me pareció tan interesante mostrar esta visión y hacer un relato tan personal con una persona que se abre en corazón’ destacó Oliveri.

La segunda proyección de esta primera jornada de Cinema Cocina ha sido protagoniza por el largometraje documental Hatun phaqcha, tierra sana de Delia Ackerman, que sigue la aventura de su directora en explorar sobre la conservación, cultura y memoria de la asombrosa cantidad de cultivos que existen en Perú. ‘No me considero artista, para mí es un servicio de intentar salvar el mundo’, afirmó la directora en la mesa redonda que se realizó posteriormente tras el visionado de la película. Además, Ackerman quiso dejar claro al público asistente que este largomentraje documental está realizado con la idea de reivindicar la historia del territorio de Perú, ‘quise crear una sinergia, un intercambio comercial para que los jóvenes compren los productos del campo’ concluyó la directora.

169 Visto